Categoría: Ecuador

Diez razones para visitar Galápagos

Diez razones para visitar Galápagos

Las Islas Galápagos están entre los destinos más deseados a visitar por muchos viajeros del mundo. Son conocidas como un destino donde la naturaleza aún se encuentra en un estado puro y poco explorado. Las famosas islas, que el científico inglés Charles Darwin visitó para desarrollar su teoría sobre la evolución de las especies, fueron elegidas como el mejor sitio para explorar, por los lectores de la revista Travel+Leisure, en el concurso WorldBestAwards.

Este es un premio significativo, pues el destino lo elige el público. El 2016 fue el sexto año consecutivo en que el archipiélago de Galápagos obtuvo ese reconocimiento, ubicándose en el puesto siete entre las mejores islas del mundo. Además, en el 2015 fueron declaradas oficialmente el “Mejor Lugar para la Vida Silvestre”, en una encuesta que realizó el diario USA Today.

Aquí les presentamos una lista de 10 razones para enamorarse de las “Islas Encantadas” y elegirlas como destino a explorar en sus próximas vacaciones.

1. Islas Prístinas
Las Islas Galápagos constituyen uno de los Parques Nacionales más valorados e importantes del mundo. No todos lo saben, pero el archipiélago es parte del territorio del Ecuador, país ubicado en Sudamérica, en la línea ecuatorial. Localizadas a 1 000 millas del territorio continental ecuatoriano, las Galápagos están compuestas por 13 islas e islotes volcánicas menores. El archipiélago, formado por antiguos procesos de erupciones volcánicas, es conocido por ser un museo viviente único y uno de los laboratorios de la evolución.

Pese a ser un destino turístico de clase mundial, por encontrarse en un lugar remoto, ha se mantiene prístino. Al caminar por los senderos y playas, usted sentirá que está explorando un mundo diferente al que conocemos, en el que el poder y la generosidad de la naturaleza se manifiestan a cada instante. Solo el 3% del archipiélago es habitado por ecuatorianos que colonizaron estas islas hace alrededor de 150 años, mientras el 97% pertenece al Parque Nacional. Existen áreas para desarrollo del turismo y otras para protección de la vida en su estado natural.

Visitar las Galápagos es como explorar un zoológico natural inmenso, donde se puede observar la vida animal en estado puro, paisajes únicos, volcanes activos, especies endémicas; todo esto rodeado por una reserva marina con las mismas características. La riqueza en flora y fauna del archipiélago es muy diversa, capaz de impresionar hasta el viajero más experimentado.

2. Un laboratorio natural
Las Islas Galápagos son consideradas un verdadero laboratorio natural, por varias razones. Una de ellas es que, al ser islas volcánicas de diferentes edades, muestran claramente los ejemplos de las distintas etapas de formación de la tierra. Allí habitan especies de flora endémicas, incluso plantas pioneras que crecen sobre los campos de lava más jóvenes.

La fauna marina y terrestre también es muy diversa y con alto endemismo. Los animales se han adaptado a los diversos pisos climáticos, y en las islas se puede encontrar especies de climas desérticos, iguanas, lobos marinos jugando en la playa, peces tropicales, aves marinas y terrestres, tortugas gigantes… Una de las especies más representativas es la de los pinzones, aves que sirvieron a Darwin para observar las estrategias de adaptación de las especies y desarrollar su teoría sobre la evolución.

Las Islas Galápagos ofrecen a los visitantes la posibilidad de observar muy de cerca las formas en que ha evolucionado la vida en el planeta.

Existen especies propias de cada isla, y las Galápagos son el mejor lugar para los científicos que quieren conocer la evolución de la vida en la tierra. La Fundación Charles Darwin, y el Parque Nacional Galápagos, con otras fundaciones, llevan a cabo investigaciones científicas en las islas, siempre con el objeto de entender y preservar la naturaleza.

3. Avistamiento de aves
Ecuador ocupa apenas el 1,5% del territorio de América del Sur (270 670 km2), pero es el hogar de alrededor de 1 750 especies de aves. En el país habita el 18% de las casi 9 700 especies de aves reconocidas en el mundo, y más de la mitad del total de las especies que habitan el continente sudamericano.

Las islas Galápagos son un paraíso para los amantes de las aves. En el archipiélago hay 24 especies endémicas, que se pueden observar muy de cerca.

Armados con un par de binoculares, los visitantes pueden observar preciosas aves que no verán en ninguna otra parte del mundo. Fragatas, piqueros de patas azules, pelícanos e incluso pingüinos se pueden apreciar en las islas. Allí habitan más de 10 especies de pinzones de Galápagos, el cormorán no volador, los pingüinos, los albatros, las garzas, tres especies de piqueros, golondrinas y más. Al recorrer las Galápagos, el viajero debe estar muy atento y mirar también los árboles o los cactus, y al cielo, porque seguramente hallará algún ave que nunca antes había visto. Las mejores islas para el avistamiento de aves son Española, Seymour norte y Genovesa, que incluso es conocida como ‘la isla de los pájaros’.

4. Reserva Marina
Es la segunda más grande del mundo y la primera de un país en desarrollo. La Reserva Marina de Galápagos fue creada en 1988 y constituye un área protegida ubicada a 1 000 kilómetros del territorio continental del Ecuador, y a 40 millas náuticas de la línea base de las islas más periféricas. Su extensión es de 133 000 kilómetros cuadrados, de los cuales, alrededor de
70 000 corresponden a aguas interiores del archipiélago. Declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, representa uno de los ecosistemas más ricos y biodiversos del mundo.

Alrededor de un millón de aves marinas de 19 especies; miles de aves costeras, 30 especies de aves migratorias, 20 000 lobos marinos de dos especies, y especies endémicas como la iguana marina, el pingüino, el albatros de Galápagos, el cormorán no volador habitan en esta reserva. Las islas también han servido como refugio de especies marinas en peligro de extinción en otros sitios del mundo como los tiburones. la tortuga verde del Pacífico y las ballenas.
Al sumergirse en la Reserva Marina de Galápagos, usted sentirá que es parte de un inmenso acuario, donde la vida transcurre a un ritmo especial y colorido. Bucear junto a tiburones, ballenas, mantarrayas, tortugas, lobos marinos, iguanas marinas y miles de peces de diversos tamaños y colores es sin duda una experiencia memorable.

5. Paisajes únicos
En las trece islas del archipiélago ecuatoriano, declarado por la Unesco Patrimonio Natural de la Humanidad en 1978, cohabitan todo tipo de especies, en el marco de impresionantes paisajes naturales, coronados por volcanes en erupción.

Imagine recorrer túneles de lava, formados en lo alto de las islas o bajo el mar; nadar en grutas de agua turquesa en donde el sol proyecta extrañas figuras de colores bajo el agua; estar parado en la orilla de uno de los cráteres más grandes del mundo; distinguir a lo lejos una isla mientras navega a bordo de un crucero; maravillarse con los contrastes que forman una playa de arena roja o de arena negra, un paisaje verde y acantilados marrones; mirar cráteres jóvenes que formaron las islas, campos de lava de varias edades, formaciones rocosas en medio del mar; deleitarse con atardeceres impresionantes en playas de arena blanca; ser testigo de la convivencia de especies diversas en un entorno sin igual. Estos son solo algunos de los escenarios que lo sorprenderán al visitar las Islas Galápagos.

6. Playas desiertas
Cada playa de Galápagos es hermosa. Hay playas de arena blanca, en las que caminan con gracias los adorables lobos marinos, o descansan iguanas con apariencia de dinosaurios pequeños. Muchas playas son auténticos oasis, en cuyas aguas se sumergirá como si estuviera en una piscina gigante al aire libre. Además, el clima es muy agradable siempre podrá disfrutar de sol, acompañado por una brisa fresca que le permitirá disfrutar del mar sin sofocarse por el calor.

Algunas de las playas que le recomendamos visitar son:

Tortuga Bay es una playa ubicada al oeste de la ciudad de Puerto Ayora, en la Isla Santa Cruz. Cubierta de hermosa arena blanca, es el hábitat de tortugas marinas, iguanas, pelícanos, gaviotas y flamencos. Llegar a ella toma una hora de caminata desde Puerto Ayora, por un camino señalizado y de fácil recorrido. Es la playa más visitada de Galápagos y un lugar perfecto para nadar, surfear y ver los atardeceres.

Gardner Bay es una playa conocida por la presencia de los juguetones lobos marinos, que se acuestan tranquilamente y toman sol en la arena. Este es un gran lugar para hacer snorkel y también el sitio ideal para admirar peces tropicales de Galápagos, tiburones de aleta blanca y pelícanos.

Playa de las Bachas está localizada al noreste de las costas de la Isla Santa Cruz. Su nombre significa “barcaza”. También es un buen lugar para ver aves migratorias, tortugas marinas y flamencos. Sus aguas cristalinas invitan a bañarse y tomar el sol.

7. Tierras altas de Galápagos
Las tierras altas de las islas Galápagos, cuentan con su magia particular. Allí puede encontrar los cráteres de las islas, muchos ubicados en depresiones volcánicas. En la isla Isabela, por ejemplo, es posible visitar el cráter del volcán Sierra Negra, el segundo cráter en forma de escudo más grande del mundo. También observará lagunas como la de El Junco, en San Cristóbal, o túneles de lava solidificada en Santa Cruz. Desde las tierras altas se puede observar las islas cercanas.

La vegetación de las tierras altas es muy diversa: bosques de palo santo, cactus, escalesias se cuentan entre los árboles más conocidos. Sin embargo, el endemismo es alto y un atractivo más para los estudiosos de la biología y curiosos de la naturaleza.

Estas son algunas de las zonas altas que le recomendamos incluir en su lista de sitios a visitar:

Las tierras altas de San Cristóbal: En la isla San Cristóbal, donde se encuentra la capital de la provincia de Galápagos, Puerto Baquerizo Moreno, encontramos en las tierras altas, a 700 msnm la laguna El Junco. Esta es la laguna agua dulce más grande del archipiélago y tiene una profundidad de 6 metros y un diámetro de 300 metros. Está ubicada en las montañas al sur de la isla. Cuando el día está despejado, la vista de la laguna es espectacular. Aquí pueden apreciarse algunos de los pinzones de Darwin, gaviotas y piqueros. Antes de llegar a esta laguna, puede pasar por La Galapaguera, un centro de crianza de tortugas gigantes, donde se puede apreciar el proceso de crecimiento de las famosas Tortugas de galápagos.

Santa Cruz: En las tierras altas de la isla Santa Cruz hay también muchas cosas que ver. Por ejemplo, se puede visitar los cráteres Gemelos, dos depresiones montañosas rodeadas de una exuberante vegetación de escalesia. Puede encontrar al búho de orejas cortas y a pinzones de Darwin. Cerca de las poblaciones de Santa Rosa y Bellavista, en las tierras altas, existen túneles de lava solidificada que son un gran atractivo. Cerca también está la reserva El Chato, donde se puede ver a las tortugas gigantes en su hábitat natural. El punto más alto de la isla es el cerro Croker o Puntudo, a 860 msnm, donde se encuentran varias especies de aves y bosques de miconia. El paisaje desde las tierras altas de Santa Cruz, cuando el cielo está despejado, es muy bonito y pueden divisarse incluso las islas cercanas.

Tierras altas de la Isla Isabela: La isla Isabela es la más extensa del archipiélago y fue formada por seis volcanes. El volcán Sierra Negra es el más alto de la isla y el de más fácil acceso. Desde el Sierra Negra puede caminar hasta el volcán Chico, que muestra un paisaje muy bonito con sus conos de lava petrificados. En estos volcanes encontrará una exuberante vegetación y una gran variedad de aves. Los otros cuatro volcanes de la isla son de acceso restringido.

8. Clima de las Islas Galápagos
Galápagos tiene buen clima durante todo el año, por lo que puede ser visitado en cualquier época. Entre diciembre a mayo se registra la temporada más cálida. Esta es la época en que el cielo se muestra claro y el sol brilla con fuerza. Pero si usted gusta bucear en lugares increíbles, la mejor época para visitar las Islas Galápagos es de junio a noviembre. Es posible que en estos meses el clima sea un poco frío pero le permitirá bucear con animales grandes que visitan la reserva marina de las islas.

Las dos estaciones climáticas que existen en las Islas Galápagos marcan claramente el inicio y la finalización de la reproducción de muchas especies. Existe una etapa de transición entre la estación caliente y la estación seca (abril a junio), y posteriormente una transición entre la estación seca y la estación caliente (noviembre a enero).

Son seis meses en el año en donde el clima de Galápagos propicia las mezclas de eventos naturales, que suceden al mismo tiempo. Algunas de las cosas que usted podrá ver en estas temporadas de transición son:

  • Las iguanas marinas empiezan a elaborar sus nidos
  • Los piqueros de patas azules inician su cortejo nupcial
  • Las ballenas del norte migran hacia el sur
  • Los lobos marinos marcan sus territorios
  • Las fragatas se aparean, inflando sus buches
  • Llegan corrientes cálidas, ideales para hacer snorkel
  • Los albatros regresan a Isla Española
  • Las aves migratorias del sur viajan al norte

Pero en todas las temporadas del año es posible recorrer las islas y disfrutar de acontecimientos naturales únicos.

9. Surf
Si su afición es el surf en sitios naturales poco explorados, le invitamos a disfrutar de las olas de Galápagos. La isla San Cristóbal cuenta con lugares perfectos para practicar este deporte, como Tongo Reef o Punta Carola, aunque otras islas, como Santa Cruz e Isabela no se quedan atrás.

10. Buceo
Debido a la gran diversidad de especies que se puede observar en la Reserva Marina de Galápagos, el buceo es una de las actividades por las que las islas también son famosas. Existen varios cruceros exclusivos de buceo, que exploran los Islotes de Darwin y Wolf, donde se pueden observar las escuelas más grandes de tiburones martillo, mantas gigantes, tiburones ballena, Mola Mola entre muchas otras, que los amantes de este deporte desean observar. Por supuesto, para bucear en Galápagos es requisito ser un buzo experto en aguas abiertas y contar con más de10 inmersiones, ya que las corrientes son fuertes y el programa incluye de 3-4 inmersiones diarias, incluidas inmersiones nocturnas, para descubrir toda la riqueza submarina. En las islas habitadas existen cursos para aquellos que quieren aprender a bucear.

Lodges en el bosque nublado ecuatoriano

Lodges en el bosque nublado ecuatoriano

Photo: Mashpi Lodge

Bosque nublado Mindo Ecuador
Esta semana, lo invitamos a un recorrido por los lodges ubicados en Mindo, población situada en el bosque nublado ecuatoriano. A un poco más de una hora por tierra, de la capital, Quito, se encuentra este entorno natural de gran biodiversidad, con una asombrosa vida vegetal y animal. Es el lugar perfecto para un viaje de un día (o de una semana, según su tiempo e interés). Y para los ornitólogos y aficionados a la observación de aves, Mindo y sus alrededores son simplemente el paraíso.

1) Birdwatcher’s House
El lodge Birdwatcher’s House fue diseñado como un espacio para relajarse y disfrutar de los aromas, las flores, el canto de los pájaros y toda la magia y misterio del bosque circundante. Localizado a pocas millas de la “ciudad de la aventura”, Mindo (Ecuador), y con fácil acceso a las zonas de avistamiento de aves, este lodge es el lugar ideal para fotógrafos especializados y amantes de las aves, en general. El lodge tiene hermosas vistas, una gran diversidad y 10 confortables habitaciones.

Photo: Mashpi Lodge

2) Mashpi Lodge
Elegido por Forbes Magazine, como “The world’s most luxurious new jungle retreat” (algo así como el “el más lujoso de los nuevos refugios de selva en el mundo”), Mashpi Lodge cumple con todas las expectativas que un viajero pueda tener sobre un hotel de cinco estrellas, solo que en medio de la selva y en íntimo contacto con la naturaleza. En Mindo, a solo dos horas y media de Quito, el lodge está situado en lo profundo del bosque nublado, pero cuenta con todas las comodidades de un hotel de alta gama de la ciudad. Imagínese despertar en una confortable cama, rodeado de ventanales que cubren desde el suelo hasta el techo de la habitación y tener la naturaleza al alcance de su mano extendida. Eso, y no menos, le ofrece Mashpi Lodge.

3) Arasha Resort & Spa
Prestigiosas organizaciones internacionales de turismo han calificado al Arasha Resort & Spa como el “mejor resort del Ecuador”. Y ese no es el único galardón que ha recibido este lodge, localizado a menos de dos horas de Quito, en medio de uno de los hot spots más importantes y diversos del planeta. El servicio personalizado, su deliciosa comida y la comodidad de sus instalaciones le han valido también el ser premiado consecutivamente por el
“World Travel Awards” (que se entrega en Londres y que muchos califican como el “Oscar” de la industria del turismo). Desde 2004 hasta 2013, Arasha recibió este galardón en dos categorías: “Leading Resort in Ecuador” y “Leading SPA Resort en Ecuador.

4) Bellavista Lodge
Ubicado en una reserva privada de 700 hectáreas en Mindo, cerca del complejo de la “Mitad del Mundo” y a solo una hora y 45 minutos de Quito, se encuentra Bellavista Lodge. A las cuatro cascadas que hay en la zona y a la red de senderos señalizados, que usted podrá recorrer para descubrir la belleza de la reserva, se suma la comodidad de 15 habitaciones con duchas de agua caliente y confortables camas.

5) Sachatamia Lodge
El Sachatamia Lodge está ubicado en una reserva privada, en medio de un frondoso bosque nublado, a media hora de Quito y muy cerca de la ciudad de la aventura: Mindo. Este confortable lodge es la base ideal para explorar a profundidad el bosque nublado circundante, y también para tener una visión maravillosa y muy cercana de los colibríes que abundan en esta zona.

6) Cabañas San Isidro
Este es el lugar ideal para los fotógrafos que quieran captar, en sus tomas, la belleza de la enorme diversidad de aves que habitan en el bosque nublado de Mindo, a solo dos horas de la capital, Quito. Ubicado en una reserva privada de 1900 hectáreas, el lodge Cabañas San Isidro cuenta con 11 confortables habitaciones dobles y dos simples. Cada una de las cabañas tiene agua caliente y una pequeña sala de estar.

Las 5 mejores experiencias de viajes en tren por Ecuador

Las 5 mejores experiencias de viajes en tren por Ecuador

Viajar en avión es grandioso, excepto porque se pierde todo lo que hay 30 000 pies por debajo. Ir en coche tampoco está mal, si no le importa pasar horas frente al volante, tratando de averiguar la dirección correcta, en medio de un entorno desconocido.

Sin embargo, recorrer un país en tren es una manera de entrar en el corazón de un destino. Como dijo Hemingway, el viaje es lo que importa. A eso súmele la fantástica sensación de ser atendido y consentido por la tripulación de un tren de primera clase, mientras es guiado a través de un paisaje espectacular, deteniéndose ocasionalmente en destinos icónicos muy bien seleccionados. En los trenes, definitivamente se viaja mejor: usted no conduce, hay espacio para las piernas, cuentan con tomacorrientes, vagones bar y lo mejor: plataformas de observación para apreciar las impresionantes vistas del recorrido.

El pequeño país de Ecuador puede presumir en la actualidad de trenes fantásticos que llevan a los pasajeros a través del impresionante paisaje de este país maravillosamente diverso. Tres líneas de locomotoras y varias rutas de locomotoras son el resultado de una inversión de un cuarto de billón de dólares, desde 2007. Estas rutas fueron replanteadas no como un sistema de transporte masivo, sino como un medio para promover el turismo, destacando la herencia cultural e histórica de la nación, así como los paisajes sorprendentes y las diversas zonas climáticas de los Andes y de las regiones del Pacífico. De esta manera, promueven el desarrollo de las economías locales en los pueblos y ciudades vinculadas al sistema ferroviario.

Aquí les presentamos seis de esas rutas del tren del Ecuador; recorridos que evocan la hospitalidad de tiempos pasados y permiten conocer de cerca los más sorprendentes paisajes y poblaciones del mundo.

1. “El Tren de la Libertad”
“El Tren de la Libertad” del Ecuador transporta pasajeros desde el famoso mercado indígena de Otavalo (justo al norte de Quito, y en sí mismo, una atracción fascinante). El recorrido transcurre a través de un escabroso paisaje de montaña, hasta el pueblo afroecuatoriano de Salinas.

En este viaje de 8 horas (ida y vuelta) en locomotora, los pasajeros recorrerán el increíble paisaje de montaña de Los Andes. La locomotora clásica serpentea a través de varios lugares y épocas de Ecuador, atravesando una serie de cañones, siete túneles de montaña, y muchos puentes (incluido el puente de 80 metros de largo del río Ambi).

Desde las frías tierras altas de los Andes, se desciende en altitud por más de una milla (1700 metros) para descubrir una geografía completamente diferente en el Valle del Chota. A continuación, podrá apreciar exuberantes campos de caña de azúcar y un clima claramente más cálido.

En las profundidades de este valle se encuentra el pueblo de Salinas, de población predominantemente negra y de habla hispana. De hecho, el nombre “Tren de la Libertad” celebra tanto la libertad de los esclavos africanos, como la independencia de Ecuador en relación a España. Cuando el tren se detiene en ese pueblo, un grupo de músicos y bailarines recibe a los pasajeros y les invita a danzar con ellos. Además, podrá saborear la deliciosa gastronomía de la región.

2. Tren Crucero
El “Tren Crucero” es uno de los ejemplos más impresionantes de un transporte clásico renovado y en funcionamiento. En algunos de sus trayectos, el tren es impulsado por magníficas máquinas de vapor de 100 años de edad, que llevarán al pasajero en un viaje excepcional a través de diferentes lugares y épocas del pasado y del presente del Ecuador. El tren cuenta con cuatro vagones diferentes, cada uno con su propio estilo temático (con decoraciones prehispánicas, barrocas, neo- clásicas y de la costa del Pacífico), que reflejan la historia y la cultura de Ecuador. Dos de estos lujosos carruajes pueden alojar a 54 pasajeros, mientras que los otros dos coches consisten en un vagón-bar y un coche con una plataforma de observación exterior.

Esta expedición de 4 días y 3 noches parte desde el sur de Quito y permite a los pasajeros apreciar impresionantes panorámicas de la montaña, escuchar los vientos susurrantes de los volcanes de la Sierra y deslumbrarse con los pintorescos colores de la fértil llanura costera del Ecuador, para llegar finalmente a la mayor ciudad portuaria del país: Guayaquil.

Las comidas se realizan fuera del tren en los restaurantes locales, y los viajeros se alojan en tres hoteles tradicionales estilo hacienda. Un gerente de trenes, altamente capacitado, y la tripulación de guías y personal bilingüe (inglés/español) le acompañarán durante todo el viaje y estarán atentos a todos sus requerimientos.

La calidad del tour ha sido reconocida dentro y fuera del país. En 2013, el gremio británico de escritores de viajes (British Guild of Travel Writers) eligió al Tren Crucero como el mejor producto de turismo fuera de Europa; además, fue seleccionado por la revista Wanderlust como uno de los” 20 viajes que cambiarán su vida” y recientemente CNN lo incluyó en su lista de “Once lugares para visitar”.

El trayecto lo llevará a través de algunos de los paisajes más espectaculares de América Latina, incluyendo destinos como la “Nariz Ruta del Diablo”, la “Ruta del Tren de Hielo” y la “Avenida de los Volcanes” (cada uno de ellos, descritos a continuación), además de la “Ruta de los Ancestros”, la “Ruta de la Quinua” y el “Tren de la Dulzura”.

3. La Nariz del Diablo

La apertura original, en 1908, de la vía Quito – Guayaquil fue un logro histórico que requirió 30 años de trabajo, grandes inversiones, y que además costó muchas vidas. La parte técnicamente más complicada de esta ruta hizo que se declarara a este recorrido como “el ferrocarril más difícil del mundo”.

Enfrentados a la tarea de ascender 1 400 metros hacia en la ladera de una montaña, a los ingenieros se les ocurrió la ingeniosa solución de construir una serie de zigzags en la roca. Esto permite que el tren suba la montaña adelantando y retrocediendo a lo largo de pronunciadas curvas que ponen los pelos de punta. Esta ruta de 13 kilómetros se conoce como la “Nariz del Diablo”, llamada así por la forma de una temible cara sobre la roca.

Esta temeraria pieza de la ingeniería sumerge a 118 pasajeros en curvas pronunciadas, atravesando profundas gargantas y barrancos de vértigo. En el camino, hay paradas frecuentes para que los pasajeros salgan y se maravillen con las vistas espectaculares y aprecien la compleja ingeniería.

Además, este viaje lo llevará a través de paisajes andinos característicos famosos por sus culturas locales, su folklore y su artesanía. Conducidos por un guía bilingüe, los viajeros visitarán el Museo Cóndor Puñuna y disfrutarán de los hermosos bailes tradicionales.

4. La Ruta de Tren del Hielo
Esta ruta del ferrocarril ecuatoriano le llevará hasta el majestuoso Chimborazo (la montaña más alta de Ecuador), cuyo pico congelado es el punto más alejado del centro de la tierra. El recorrido, que se llama la “Ruta del Tren del Hielo”, le llevará a conocer a Baltazar Ushka, el último hielero del Chimborazo.

Durante los últimos 50 años, Baltazar Ushka ha escalado el Monte Chimborazo dos veces por semana para desenterrar gigantescos bloques de hielo y venderlos en el mercado. Tradicionalmente, la “cosecha” de hielo de la montaña ha sido no sólo una actividad comercial, sino también parte de un ritual sagrado para crear un vínculo entre los dioses y los mortales. Después de tallar los bloques de hielo, el Sr. Ushka los empaqueta con cuidado, los aísla con paja y los baja de la montaña a lomo de mula. Este hielo glacial, enfría las bebidas de los habitantes de la Costa y se utiliza también para hacer helado. La refrigeración ha sacado los demás hieleros del negocio, pero Baltazar Ushka se mantiene solo, como un símbolo de esta tradicional actividad.

Además de esta oportunidad de conocer el último sobreviviente de los hieleros, la Ruta del Tren de Hielo lo llevará a conocer 10 volcanes del Ecuador, a lo largo de “Avenida de los Volcanes”. Hermosos paisajes serranos, la Iglesia católica más antigua de Ecuador, extensas zonas agrícolas y la vida silvestre de los Andes son parte de los atractivos que usted conocerá en esta ruta.

5. El tour de los “Baños del Inca”
Los Incas establecieron el imperio más vasto de América Latina. Durante su conquista, levantaron magníficos templos, fortalezas y ciudades, aunque muchos de ellos fueron abandonados después de la conquista española. No obstante, aún se pueden encontrar restos de la gran cultura Inca al sur de Ecuador. Uno de estos vestigios son los “Baños del Inca”, lugar sagrado que podremos conocer en esta ruta del tren.

El tren Tambo-Coyoctor le llevará, en un recorrido de 3.5 kilómetros, al complejo arqueológico Coyoctor. Si bien este viaje corto le permite disfrutar del paisaje rural – que atraviesa campos de maíz y papa, así como rebaños de vacas – el primer punto culminante de la excursión es Coyoctor. Allí se pueden visitar los Baños del Inca, un sitio arqueológico que fue sagrado para el pueblo Cañari original y, más tarde, adoptado como un centro ceremonial por los Incas. Otras estructuras que se pueden ver son acueductos o un sistema de riego que llevaba agua a los campos para asegurar una cosecha más abundante. Los baños y el resto de ruinas y vestigios fueron restaurados recientemente, coincidiendo con la apertura de la línea de tren.

La visita a Coyoctor, combinada con el viaje en tren, convierte este recorrido en un agradable paseo. Sin embargo, también es posible viajar a caballo, desde Coyoctor hasta Ingapirca (que significa el “Muro Inca ” en el idioma kichwa). De hecho estas son las ruinas Incas más grandes, conocidas en Ecuador. El edificio más significativo es el “Templo del Sol”, un edificio de forma elíptica construido alrededor de una gran roca, como la mayoría de las estructuras en el complejo. Este edificio fue diseñado con un verdadero estilo Inca -sin mortero- ya que las piedras fueron cuidadosamente cinceladas y modeladas para adaptarse a la perfección.

En resumen, aunque Ecuador puede ser reconocido por su colorida artesanía, de gran calidad, son los majestuosos Andes –montañas escarpadas e imponentes, con el fondo de un cielo azul brillante- que hacen del viaje en tren un “banquete visual”.

Para descubrir experiencias de viaje de lujo como estas, los operadores turísticos como Surtrek, basada en Quito, estamos dispuestos a trabajar con usted en el diseño y coordinación de su itinerario. Juntos podremos planear y llevar a cabo una gira perfecta, que le muestre el auténtico Ecuador, en un viaje sostenible que dejará una mínima huella en el medioambiente.

Conozca el Ecuador a través de seis de sus fiestas más importantes

Conozca el Ecuador a través de seis de sus fiestas más importantes

El calendario festivo de Ecuador es uno de los más diversos de América Latina. Durante todo el año, las ciudades y pueblos del país organizan festejos con distintos motivos: desde una celebración religiosa, hasta el aniversario de sus respectivas independencias o de su creación como territorio político oficial, en el mapa del país.

Según la región, los matices son distintos. Pero muchas de las celebraciones son la mejor vitrina de la fusión de las culturas española e indígena, que se expresa en todos los ámbitos, desde la vestimenta, hasta las creencias religiosas, la música y la comida.

En los festejos no se escatima. Los trajes tradicionales, bandas, fuegos artificiales, bebidas… son parte de las celebraciones. Aquí le presentamos seis (6) de las fiestas más importantes del calendario ecuatoriano.

1.- Fiesta de las Flores y las Frutas (Ambato)
Cada febrero se celebra esta fiesta que “pone de cabeza” a Ambato, una de las ciudades más importantes de la Sierra Centro del Ecuador. Uno de los actos centrales es el Desfile de la Confraternidad, que se prepara con meses de anticipación y que llena las calles de la ciudad de comparsas, coreografías y coloridos carros alegóricos, decorados con flores y frutas típicas de la región. La fiesta se celebra 40 días antes de la Semana Santa y se complementa con la elección de la Reina de la Ciudad y la bendición del pan y de las frutas.

3.- La Semana Santa
Aunque no es una fiesta nacional (la Semana Santa se celebra en muchos países en el mundo), la importancia que tiene en Ecuador es muy grande, al ser un país cuya población es predominantemente católica. Esta es otra de las ocasiones en que se puede apreciar claramente el sincretismo entre lo español y lo indígena. En las ciudades se celebran multitudinarias procesiones encabezadas por la figura del Cristo crucificado y con la presencia de muchos de los personajes que desfilan en las procesiones de las ciudades españolas. Los cucuruchos (personajes cuyo origen, se dice, está en la Inquisición), los Romanos, que torturan a Jesús, las dolientes Magdalenas: todo se reproduce aunque en la piel y el rostro de mestizos e indígenas. La preparación de la fanesca, una sopa con 12 granos y bacalao también es una fusión de tradiciones y sabores. Algunos creen que fue traída como parte de la gastronomía española, pero estudios recientes ubican su nacimiento a etapas prehispánicas.

3.- El Inti Raymi
Es la fiesta del Solsticio de Verano, que se celebra el 21 de junio, en la mayoría de comunidades indígenas de la Sierra, para agradecer al dios Inti (el Sol) por las cosechas y a la Pachamama (la Tierra) por bendecir y cuidar los cultivos. Se trata también de una expresión del sincretismo religioso en las comunidades andinas. Una de las expresiones de esta fiesta es el baile de los danzantes, que decoran sus cabezas con grandes tocados de espejos, plumas y lentejuelas. Y otra: la presencia del Aya Huma, ese personaje con máscara de doble rostro que encarna al protector de la madre naturaleza y poseedor de las energías espirituales de las montañas.

4.- El Paseo del Chagra
Cada mes de julio en la población serrana de Machachi, se realiza el tradicional “Paseo del Chagra”. Como acto central en honor a la cantonización de Mejía, y como una muestra de la rica tradición campestre de la zona, los chagras (campesinos) de Machachi reciben a los visitantes, ataviados con ponchos, zamarros y sombreros. Así, desfilan sobre sus caballos, haciendo gala de sus habilidades como jinetes, frente a la multitud que colma las veredas, plazas y balcones de la ciudad.

5.- Fiesta del Yamor (Otavalo)
Esta celebración, que tiene lugar cada mes de septiembre, es uno de los mejores ejemplos del sincretismo entre las tradiciones y creencias indígenas autóctonas y aquellas pertenecientes a la religión católica. Yamor es el nombre de una bebida tradicional de esta región del país, que se prepara con siete variedades de maíz. Pero es también la denominación de esta fiesta, que rinde homenaje tanto a la Niña María, la virgen patrona de Otavalo, como a la Madre Tierra (Allpa Mama), a la que los indígenas agradecen por las cosechas. Bailes, música, desfiles, elección de reina y los tradicionales fuegos artificiales animan esta fiesta.

6. La Mama Negra
Curiosamente, esta impresionante fiesta que se celebra en la ciudad serrana de Latacunga, tiene dos fechas: la primera en el mes de septiembre, organizada gracias a los donantes de dos mercados de la ciudad; y la segunda, en noviembre, en la cual los latacungueños celebran también su independencia política. El personaje central es muy particular: es un hombre blanco, vestido y pintado como si fuera una mujer negra. Suele tratarse de alguna persona muy importante de la ciudad y cambia todos los años. Ser la Mama Negra es un honor. Cada personaje que desfila por las calles llama la atención por sus vestimentas y actitudes. Y, una vez más, son una colorida muestra de cómo los indígenas adaptaron a su cosmovisión la cultura que llegó con los colonizadores españoles.

¡Las mejores vacaciones en la Amazonia!

¡Las mejores vacaciones en la Amazonia!

Envuelta en rumores de cabezas reducidas, anacondas devoradoras de hombres y dardos de cerbatana con punta envenenada, la sola mención de la palabra “Amazonia” evoca imágenes aterradoras, incluso en los viajeros más atrevidos.

Pero más allá de todo el misterio y el mito, la Amazonia ecuatoriana es dueña de uno de los lugares más amigables para la exploración de este último milagro indomable de la naturaleza: la Reserva Natural Yasuní.

Situada en el noreste de Ecuador, esta reserva protegida está a la distancia de un vuelo corto de 40 minutos desde la cosmopolita de Quito, capital ecuatoriana, o a un muy manejable recorrido de cuatro horas y media, por tierra.

Su gran extensión -que supera en tamaño al Parque Nacional del Gran Cañón y al Parque Nacional de Yellowstone en los EE.UU. – cubre casi 2.400.000 hectáreas con exuberante selva tropical.

Formando una especie de cabeza de caimán, con sus enormes fauces abiertas, esta reserva natural está limitada por dos majestuosos ríos que alimentan al legendario Amazonas.

Lo que usted descubrirá en el Yasuní
Extraordinaria biodiversidad: El Yasuní es, posiblemente, el lugar más biodiverso en la tierra. Allí, el viajero amante de la aventura despertará antes de que amanezca con un coro de pájaros, los rugidos guturales de los monos aulladores y los chillidos de los monos ardilla, que saltan de rama en rama.

Al explorar la selva tropical o apreciar los bosques desde la torre de observación de su casa de campo, todas las estadísticas abstractas acerca de “mega- biodiversidad” del Yasuni cobrarán vida frente a usted. A partir de ahí, será capaz de descubrir por sí mismo, sobre el dosel del bosque primario, muchas de las 596 especies de aves de la reserva (un tercio de todas las que habitan la Amazonía).

Del mismo modo, mientras rema en su canoa, a través de arroyos de aguas negras y lagunas, se dará cuenta de que, a pesar del parque que cubre solo el 15 % de toda la cuenca del Amazonas, la reserva Yasuní es el hogar de aproximadamente un tercio de las especies de anfibios y reptiles del Amazonas. De hecho, la laberíntica reserva de ríos, lagos, arroyos y pantanos es el hogar de una cifra record de 250 tipos de anfibios y reptiles, mientras que la diversidad de peces consta de 382 especies conocidas. No se olvide de nuestros amigos acuáticos de sangre caliente, como las nutrias gigantes (¡hasta siete pies de largo!). Usted podrá recorrer lugares increíbles en este auténtico Jardín del Edén.

Asentamientos indígenas: La riqueza de la selva del Yasuní no se expresa sólo en su vida vegetal y animal. La selva está llena de una mezcla increíble de diferentes culturas indígenas, cada una con su propia lengua, historia, mitología y cultura.

Contados en unos pocos miles, los Huaorani (WAO) –cuyo nombre significa “humano” o “gente”- son los amos de este universo selvático. Mientras muchos de ellos permanecen aislados de la “civilización”, otros han estado en contacto con el mundo occidental durante décadas. Un viaje al Yasuní ofrece la oportunidad de conocer e interactuar con ellos, para aprender sobre su cultura y sus formas de vida en la selva amazónica.

!Haz que la aventura suceda!

El viaje: Para llegar al Yasuní, un touroperador especializado puede organizar su vuelo en un avión, desde Quito hasta la ciudad de Francisco de Orellana (conocida localmente como “Coca”), en el río Napo. Si se hospeda en un hotel de selva o lodge, tendrá que abordar una gran canoa de motor cubierta, y realizar un viaje de dos horas por el río.

Desde allí, los huéspedes suelen cambiarse a canoas más pequeñas, para remar por las calas de aguas negras hacia su casa de campo o lodge (el transporte motorizado no está permitido en estas calas, para no perturbar la vida silvestre). El viaje puede tomar de una a tres horas, lo que da tiempo a los visitantes parea observar nutrias de río, lechuzas, martines pescadores, hoatzins, jacamars , halcones y monos en el camino.

Lodges / Barcas: Los viajeros al Yasuní pueden experimentar un fragmento de la increíble biodiversidad de esta región, ya sea al alojarse en uno de los hoteles de la selva, a lo largo del río Napo, o al realizar un viaje a bordo de alguno de los barcos de lujo que navegan a lo largo de los afluentes importantes del río Amazonas.

Los lodges ofrecen una gama de alojamientos con diferentes grados de comodidad y acceso a los principales lugares de vida silvestre. Estos alojamientos ofrecen, generalmente, cabañas privadas, cada una con baño con agua caliente, luces eléctricas, ventiladores de techo, ventanas con mosquiteros y mosquiteros para las camas. No son los lugares más elegantes para hospedarse, pero por lo general son bastante cómodos.

Muchos de estos alojamientos en la selva son de propiedad y operados por las comunidades indígenas locales. Al alojarse en uno de estos refugios, los visitantes ayudan a promover el “turismo comunitario”, en el marco de un enfoque práctico para salvar la selva tropical y mantener a las comunidades amazónicas locales.

Otra alternativa, para aquellos que deseen explorar profundamente en el Amazonas, con todas las comodidades del hogar, son los cruceros de servicio completo, a bordo de modernas embarcaciones. Allí, los huéspedes flotantes pueden dormir con la comodidad del aire acondicionado y tomar el sol en la cubierta de su barco.

Actividades
Durante la visita al Yasuní, su curiosidad y energía conducirán las actividades de cada día. Las opciones incluyen caminatas por la selva, observación de aves, pesca de pirañas, safaris fotográficos, visitas culturales a comunidades indígenas, navegación por los ríos en canoa, balsa, kayak o incluso tubing.

Aquellos que prefieren relajarse después de un día lleno de aventuras en la selva amazónica del Yasuní, pueden encontrar una hamaca y un buen libro en su lodge o en su barco, y descansar absorbiendo la energía única que la selva tiene para ofrecer.

La noche en el Yasuní alberga innumerables experiencias exclusivas para estas horas de luna. Una de las favoritas de los viajeros son los safaris con linternas, en busca de los habitantes nocturnos más tímidos de la selva: caimanes, arañas, serpientes y sapos, por nombrar sólo algunos. También es posible mirar las estrellas y disfrutar de la vista ecuatorial única de los hemisferios sur y norte, con millones de estrellas radiantes, lejos de las luces de la civilización.

¿El veredicto?
Entonces, ¿es todo esto realmente factible? Muchos querrán atestiguar el hecho un viaje al Amazonas no solo puede lograrse de manera segura y asequible, sino que una incursión al Yasuní puede ser una de las experiencias más fascinantes en la vida de una persona.

Los cinco lugares más visitados del Centro Histórico de Quito

Los cinco lugares más visitados del Centro Histórico de Quito

Quito, la capital del Ecuador, posee a mucho uno de los Centros Históricos más grandes de América Latina. La caracterizan sus estrechas callejuelas de piedra, empinadas escaleras en rincones inesperados, casas coloniales de manzana y media y construcciones propias del período de la República, así como hermosos templos católicos y plazas con pájaros por doquier.
El Centro Histórico de Quito tiene una superficie de 375,2 hectáreas y alberga 130 edificaciones monumentales. En muchas de ellas -museos, iglesias, conventos- existen muy diversas muestras de arte escultórico y pictórico, sobre todo de carácter religioso.
En 1978, la Unesco declaró a la capital ecuatoriana como Patrimonio Cultural de la Humanidad, considerando, entre otras cosas, que su Centro Histórico es el mejor preservado de América.
Los turistas o viajeros especializados (blogueros y periodistas de viaje) que visitan Quito se llevan con ellos profundas emociones de la ciudad.
A continuación, le presentamos una lista de cinco de los sitios más interesantes que usted puede visitar cuando pasee por las calles del centro de Quito. Son los “must see” de esta histórica zona de la ciudad:

1. Basílica del Voto Nacional:


Se trata de una estructura neogótica, la más grande del Ecuador y una de las más importantes de Latinoamérica. Está ubicada justo a la entrada del Centro Histórico de Quito. Tiene 115 metros de altura y en su interior hay 24 capillas que representan el número de provincias del Ecuador.
Por su majestuosidad y su estilo, esta iglesia católica, que tiene la forma de una cruz gótica, ha sido comparada con otras grandes catedrales del mundo, entre ellas la Basílica de Notre Dame (París) y la de Saint Patrick (Nueva York).
Aunque el decreto para su construcción se firmó en 1883, la primera piedra de la obra, encargada al arquitecto francés, Emilio Tarlier, se colocó en 1892. La iglesia se levantó, en gran medida, gracias al aporte de los ecuatorianos (sobre todo los quiteños) que realizaron donaciones.
Una de las características de esta enorme catedral es que las famosas gárgolas que se aprecian en la fachada y las paredes no tienen los motivos clásicos, sino que han sido reemplazadas por anfibios y reptiles propios de la fauna ecuatoriana, incluidos específicamente animales de las Islas Galápagos. Además, existe un mirador cafetería, al que los visitantes pueden subir para apreciar hermosas vistas de la ciudad.

2. Catedral Metropolitana de Quito:


Ubicada junto a la plaza mayor (la Plaza de la Independencia), en el Centro Histórico de Quito, la Catedral Metropolitana fue construida en piedra, utilizando el sistema de la minga para el acarreo, labrado y albañilería.
Su edificación se inició en 1560 en un terreno que actualmente colinda con el Palacio de Carondelet (sede del Gobierno Nacional), al occidente, y el Palacio Municipal, al oriente. Una de las erupciones del volcán Pichincha obligó a reconstruir el templo, en 1660. Después, tras sendos terremotos, en 1755 y 1868, se debieron realizar nuevos trabajos.
La Catedral tiene una disposición longitudinal y consta de tres naves, sostenidas sobre arcos de piedra. En su nave lateral derecha se ubican varias capillas, mientras que la nave central posee un artesonado en madera de cedro. Detrás de la capilla mayor, existe una nave transversal más pequeña. Los conocedores califican su construcción como de estilo gótico-mudéjar, sobre todo por la forma de sus arcos, pilares y alfarjes.
Este templo católico es la sede de la Arquidiócesis de Quito y ocupa todo el flanco sur de la llamada Plaza de la Independencia.

3. Iglesia de La Compañía:


Construido y decorado, en un lapso de 160 años (1605-1765), por artistas de la Escuela Quiteña, este templo es una de las representaciones más importantes del barroco latinoamericano. Sus arcos, sus retablos y esculturas, el altar, los marcos de sus cuadros: todo está recubierto con pan de oro.
Algunos la consideran el mejor templo jesuítico del mundo. Su fachada está labrada totalmente en piedra gris, de origen volcánico y llama la atención de los visitantes, no solo por su belleza, sino por la combinación de estilos y las expresiones del sincretismo que combina rasgos europeos e indígenas.
La construcción de este templo tomó 160 años. Ahora, la iglesia es visitada por unas 120 000 personas cada año. Uno de los atractivos más grandes es el cuadro del infierno, atribuido a Hernando de la Cruz. La obra, supuestamente basada en La Divina Comedia de Dante Alighieri reproduce, con escenas violentas y colores rojos intensos, los supuestos castigos y tormentos que sufren los pecadores.

4. Iglesia de San Francisco:


Se trata de uno de los complejos religiosos más grandes de Latinoamérica. Su extensión es de 3, 5 hectáreas, que incluyen la iglesia, el Museo de Arte Religioso Pedro Gocial, el convento franciscano y la gran plaza, uno de los espacios más populares y emblemáticos del Centro Histórico.
El templo de San Francisco fue construido entre 1536 y 1605. Es otra de las muestras del arte de la Escuela Quiteña, que combina en su interior los estilos mudéjar, manierista y barroco. Su altar mayor, las capillas laterales, y el púlpito, de gran belleza, a atraen a los turistas. Justamente en el altar mayor se exhibe la imagen de la Virgen de Quito, cuyo autor es Bernardo de Legarda, uno de los representantes de la llamada Escuela Quiteña.
A un costado de la iglesia está ubicada la capilla de Cantuña, que alberga una leyenda conocida por todos los quiteños. Según esta historia, que se transmite de generación en generación, un indio de apellido Cantuña se comprometió a construir el atrio en un plazo determinado. Pero, al ver que éste era muy corto y que no iba a lograrlo, vendió su alma al diablo, a cambio de que éste y sus ayudantes terminaran la obra a tiempo. Sin embargo, el indígena pudo salvar su alma porque al diablo y sus ayudantes les faltó colocar la última piedra…
Otro de los atractivos de las iglesias es que allí se encuentra la escultura de Jesús del Gran Poder, imagen principal de la procesión que se lleva a cabo todos los Viernes Santos en la ciudad y es una de las muestras públicas religiosas más grandes del país.

5. Palacio de Carondelet:


Es la sede del Gobierno Nacional y se encuentra ubicado en el costado occidental de la Plaza de la Independencia, conocida también como la Plaza Grande, rodeado por el Palacio Arzobispal, el Municipio y la Catedral Metropolitana de Quito. En la época colonial, se lo conocía como Palacio Real de Quito, por ser la sede de la Real Audiencia.
Según la tradición, fue el libertador, Simón Bolívar, quien bautizó a la edificación como Palacio de Carondelet.
En la escalera que conduce a la primera planta, se exhibe un mural pintado por Oswaldo Guayasamín, que recrea el descubrimiento del río de Amazonas, en 1542.
El primer cuerpo de la edificación está construido en piedra. En el segundo, hay una galería que da hacia la Plaza de la Independencia. En la actualidad, la Presidencia, la Vicepresidencia y el Ministerio de Gobierno ocupan el Complejo de Carondelet. La Casa de Gobierno está abierta al público desde agosto de 2007 y visitarla es gratuito, presentando únicamente un documento de identificación.

6 destinos para Lunas de Miel inolvidables en Sudamérica

6 destinos para Lunas de Miel inolvidables en Sudamérica

Su luna de miel es la oportunidad perfecta para que usted y su pareja profundicen sus lazos, en el momento de iniciar su vida juntos. Para ayudarlos a usted y su esposo/a a vivir una experiencia inolvidable en su primera escapada como matrimonio, hemos elaborado una lista de seis (6) de los destinos más memorables, románticos y exóticos para pasar la Luna de Miel en Sudamérica.

Estos son los mejores resorts para Lunas de Miel; lugares llenos de romance, en donde encontrará innumerables maneras de disfrutar el tiempo juntos. Son lugares en los que se puede disfrutar de suites de lujo, viajar en cruceros bañados por el sol, compartir una cena íntima bajo la luz de las velas, así como pasear de la mano por las prístinas playas de arena blanca o disfrutar de detalles para dos, en medio de un rico entorno tropical.

¿Pero dónde están esos destinos? Quizás le sorprenda saber que todos ellos se encuentran en la pequeña nación sudamericana de Ecuador (en sus regiones andinas y amazónicas, así como en las islas Galápagos). Aquí usted podrá descubrir unos destinos románticos incomparables, que quedarán grabados en su memoria para siempre.

!Que comience la luna de miel!

LAS ISLAS GALÁPAGOS

Una luna de miel de fantasía podrá vivirla en las Islas Galápagos, un lugar en el que encontrará brillantes aguas cristalinas llenas de leones marinos curiosos, tierras pintorescas con fauna exótica, y lujosos alojamientos caracterizados por su estilo y absoluto confort. Por eso no sorprende que el archipiélago haya sido recientemente nominado como “Leading Travel Destination” (Destino Líder de Viajes) en Sudamérica, para el 2016, por el World Travel Awards. Para Lunas de Miel en las Islas Galápagos, tenemos dos sugerencias de alojamiento: uno basado en tierra y el otro, a bordo de lujos catamarán a motor.

1. Pikaia Lodge
Dada su ubicación central en el Archipiélago de Galápagos, el Pikaia Lodge ha desarrollado el concepto de “tour diario con base en tierra”, en el que usted pasa las noches en distintos alojamientos de lujo y viaja durante el día por la islas cercanas, para descubrir playas de arena blanca y exótica fauna.

Para su Luna de Miel usted puede elegir cualquier de los “paquetes de exploración” (de 3, 4 o 7 noches), además del “Safari por Mar y Tierra, que tiene una duración de 11 días. Cualquiera de estos le permitirá explorar todo, desde asombrosos túneles de lava hasta juguetones leones marinos, durante su viaje a bordo de este lujoso yate de 30 metros (100 pies), siempre guiado en su experiencia por experimentados guías.

A pesar de la proximidad del lodge a otras islas, usted y su nuevo cónyuge también podrán disfrutar de las prístinas playas de arena blanca cerca del lodge. Además, el Piakia Lodge tiene su propia reserva de tortugas, en donde usted podrá encontrarse cara a cara con las famosas tortugas gigantes Galápagos, a tan solo pocos pasos de su habitación.

2. Athala Motor-Catamaran Galapagos Cruise
Seguramente, en su Luna de Miel, usted querrá evitar las multitudes, pero a la vez disfrutar de una atención personalizada, lo que significa que el catamarán Athala es justo lo que usted necesita para su crucero por las Islas Galápagos.

Este lujoso catamarán, con capacidad para 16 pasajeros, tiene 8 cabinas muy espaciosas –cuatro de ellas con balcones privados- que le harán sentir como si estuviera navegando en su propio yate. Todos los camarotes tienen grandes ventanales y camas matrimoniales, mientras que la cubierta superior del Athala cuenta con un bar y una atractiva área abierta para relajarse o cenar al aire libre. Como pareja, ustedes encontrarán la amplia terraza del Athala, como el sitio ideal para avistar delfines y ballenas, o simplemente para relajarse juntos en el jacuzzi. Como el Athala II es uno de los barcos más rápidos de las islas, ustedes tendrán más tiempo para disfrutar todas las maravillas que Galápagos tiene para ofrecer. Además de las caminatas diarias a los mejores sitios de las islas, usted está invitado a remar en kayaks de dos plazas o bucear con una serie de amigos acuáticos en Galápagos (pingüinos, leones marinos y otros),o simplemente estirarse juntos en la playa.

LA AMAZONIA ECUATORIANA

Visitar una eco-comunidad de la selva es una experiencia fascinante. Para los recién casados que quieren experimentarlo –pero sin ninguno de los inconvenientes- existe un puñado de lodges amazónicos proporcionan instalaciones y servicios de alta calidad, que se enfocan en el confort absoluto de los huéspedes. Dos de los lodges que sugerimos son de “fácil acceso”, el Hamadryade Lodge, y el otro, un poco más remoto: Napo Wildlife Center.

3. Hamadryade Lodge


Este lodge, de propiedad y administración francesa, ofrece la excelente oportunidad de combinar una experiencia amazónica, sin renunciar al lujo y estilo. Situado a solo 3- ½ de Quito, capital de Ecuador, es el lugar perfecto para que una pareja viva una aventura en el corazón de la selva, a la vez que disfruta de los placeres de un exclusivo lodge privados, con espaciosos bungalows.

Aunque está ubicado en el bosque amazónico, el ecosistema de este lodge es muy diferente a los de las regiones de la cuenca inferior, ya que el clima permanece agradable todo el año, con 75°F de promedio.

Las amplias duchas de los bungalows tienen piedras naturales, además de grandes ventanales con hermosas vistas. La ropa de cama italiana y los lujosos baños contribuyen al perfecto balance entre confort y aventura. En esta aventura se encuentran oportunidades únicas para descubrir el bosque amazónico a través de muchas actividades –desde caminatas debajo del dosal primario y secundario- tours especializados (ornitología, etimología, y otros) y visitas a las comunidades Kichwa y Waorani, además de caminatas cortas para descubrir las lagunas y cascadas de la jungla, caminatas nocturnas para observa la fauna, viajes en canoa, kayak, rafting y tubing. Después de un largo día de rafting o exploración de las cuevas o cascadas cercanas, la cena en el lodge a la luz de las velas, se siente como cenar en un lujoso restaurant, pero en medio de la selva más famosa del mundo. Y para aquellos que requieren una relajación más profunda, existe una cabaña de masajes en el lugar.

4. Napo Wildlife Center


El único lodge ubicado en el majestuoso río Napo se encuentra dentro del Parque Nacional Yasuní (en el noreste del Ecuador). Se trata del Napo Wildlife Lodge, un ecolodge ubicado junto al lago y premiado, que pertenece a la comunidad indígena local de Añangu Kichwa. Construido de acuerdo a los principios de arquitectura tradicional –pero con todas las ventajas modernas- el Napo Wildlife Center Lodge cuenta con 18 lujosos bungalows con techo de paja. Cada uno de ellos tiene baño privado, mosquiteros, y vistas al lago y al bosque. Las áreas sociales del lodge incluyen un amplio restaurante al aire libre, una sala de lectura y bar muy bien provisto. Hay incluso conexión a Internet, lo que es destacable si se tiene en cuenta la ubicación del lodge. Además, hay dos torres de observación: una de 15 metros (50 pies) y otra de 36 metros (120 pies), construidas con acero inoxidable. Ambas permiten a los viajeros observar la vida silvestre desde arriba.
LOS ANDES ECUATORIANOS

Para las parejas románticas y aventureras, no faltan los desafíos en los Andes ecuatorianos. Trekking, cabalgatas, montañismo, rafting, avistamiento de pájaros y otras incontables actividades pueden compartirse en una de las regiones más hermosas de Sudamérica, Excursionismo, cabalgatas, montañismo, rafting, avistamiento de aves y otras incontables actividades, pueden ser compartidas en una de las regiones más hermosas de Sudamérica.

Las dos experiencias que recomendamos son Hacienda Rumiloma (ubicada sobre Quito, a una altitud de 2 millas sobre el nivel del mar), y San Agustín de Callo (una hacienda de trabajo, localizada al pie del volcán activo más grande del mundo).

5. Hacienda Rumiloma
Situada en una finca de 100 acres, en el bosque nublado andino, sobre las faldas del volcán Pichincha, y de cara a la ciudad de Quito, la Hacienda Rumiloma es conocida por su hermosa fusión de la tradición ecuatoriana con un sofisticado sabor internacional –cualidades encarnadas en todo: desde su menú hasta su interior ecléctico, la personalidad de sus propietarios y la calidez del personal.

La hacienda cuenta con una serie de cómodas salas de estar, perfectas para relajarse después de un largo día de turismo por el distrito histórico de la capital (a tan solo 10 minutos en taxi), o para disfrutar de una bebida después de la cena, mientras se aprecia las luces de la ciudad, hasta la selva amazónica más allá.

Usted puede escoger entre las siete (7) espectaculares suites de Rumiloma, cada una de ellas con una mezcla única de antigüedades, obras de arte y artesanías de los rincones más lejanos del Ecuador. Los baños son impresionantes, pues poseen bañeras antiguas y lavabos de bronce pintados a mano. Todas las suites tienen camas grandes, salas de estar, jardines interiores y/o terrazas, y, por supuesto, las mejores vistas de Quito. La hacienda Rumiloma está rodeada por 100 acres de tierra con senderos para caminatas, flora y animales locales. El edificio principal alberga un excelente restaurante, que combina cocina fusión de estilo casero. Un comedor privado de lujo está listo para atender hasta a 16 personas. La planta inferior ha sido convertida en un pub irlandés/ecuatoriano, que se completa con una chimenea, mientras que la bodega posee más de 200 botellas de las más fina selección de vinos argentinos, españoles, chilenos e italianos.

6. Hacienda San Agustín de Callo
A tan solo una hora de Quito, cerca de la entrada del Parque Nacional Cotopaxi, la Hacienda San Agustín del Callo se encuentra dentro de su propia casa de campo y fue construida sobre lo que fuera un templo Inca. ¿En qué otro lugar pueden unos recién casados cenar entre paredes de un templo Inca, junto a los nichos que contienen estatuas de sus dioses ancestrales? De hecho, esta hacienda es el punto más lejano al norte del Cusco (Perú), que tiene una construcción al estilo del Imperio Inca. En el edificio principal (Casa Inca) está el comedor y el salón que mira hacia un precioso jardín. Las habitaciones están localizadas alrededor del patio o en pabellones separados, cercanos. Además, hay una pequeña y encantadora capilla donde se celebran bodas.

En un día claro, en este lugar, parece como si se pudiera estirar la mano y tocar el volcán Cotopaxi, de lo cerca que se ve.

Además, un vehículo los puede llevar hasta el campo base del Cotopaxi, situado a 4 800 metros (15 700 pies) sobre el nivel del mar. Allí se puede iniciar un recorrido de ciclismo de montaña, que termina en la entrada del parque. Igualmente, la hacienda está rodeada de páramo, ideal para caminatas. Tours de excursiones guiadas pueden organizarse con guías profesionales que lo llevarán por el ascenso de la parte sur del Cotopaxi. Del mismo modo, otra de las actividades que se ofrecen es montar a caballo, apta para principiantes, así como para jinetes experimentados, y cerca usted puede encontrar románticas plantaciones de rosas, que pueden ser visitadas a pie o en bicicleta.


Dicho todo esto, nuestra sugerencia es que escoja un operador de viajes reputada, que sea capaz de personalizar sus viajes, de manera que usted experimente un viaje inolvidable de Luna de Miel en el Ecuador continental o en las Galápagos.